pregnant woman

Mindfetalness

un método para registrar los movimientos fetales

La primera percepción de los movimientos del niño en el útero es a veces descrita como un cosquilleo cauteloso. A medida que el embarazo avanza y el niño crece, los movimientos también se tornan más evidentes. Así como los recién nacidos son distintos, existen diferencias entre los niños no natos. Algunos niños son muy activos durante su período en el útero mientras que otros son tranquilos, pero todos los niños se mueven hasta su nacimiento. Cada niño tiene su propio patrón de movimiento y al final del embarazó el patrón es reconocible. El niño alterna entre períodos de vigilia con muchos movimientos y períodos de descanso en los que el niño está más tranquilo. La cantidad de movimientos suele alcanzar su máximo alrededor de la semana 32 de embarazo y mantiene en gran medida el mismo nivel hasta el parto. Los movimientos se vuelven más fuertes a medida que el niño crece, pero hacia el final del embarazo pueden experimentarse de un modo distinto comparados con los movimientos que se sentían anteriormente.

Que el niño se mueva es una buena señal y muchas embarazadas describen que notan los movimientos de su hijo no nacido a diario. Una forna sistemática de observar los movimientos del niño no nacido es el método Mindfetalness, que puede ser utilizado para aprender a reconocer el patrón de movimiento. Un momento adecuado para comenzar con Mindfetalness es a partir de la semana de embarazo 28.

Esta es la forma de practicar Mindfetalness

Mindfetalness se practica a diario. Tú eliges el momento del día más adecuado para ti, pero siempre espera hasta sentir que tu hijo tiene un período de vigilia. Recuéstate o siéntate de forma cómoda al practicar Mindfetalness. Si te recuestas, es mejor hacerlo sobre el costado izquierdo. Los movimientos se perciben con mayor claridad al estar recostada y sobre el lado izquierdo mejora la irrigación sanguínea al útero, lo que es beneficioso para el niño. Concéntrate en los movimientos de tu hijo por unos 15 minutos. Tú misma percibirás si necesitas un período mayor o menor para tener una idea de los movimientos. Para algunas basta con sentir cómo son los movimientos del niño; otras prefieren tomar nota de lo que sienten. Al final de esta información hay un espacio que puedes utilizar para anotar cómo has experimentado los movimientos.

Con Mindfetalness te concentras en los movimientos del niño

Fuerza de los movimientos
De qué modo se mueve el niño
Cuánto se mueve el niño

Las preguntas a responder son:

¿Los movimientos se perciben con claridad?
¿Los movimientos tienen la fuerza acostumbrada?
¿El niño se mueve aproximadamente la misma cantidad que de costumbre?

Movimientos fetales hacia el final del embarazo

Los movimientos del niño no nato se pueden dividir en dos grandes grupos: movimientos grandes y movimientos pequeños. Los movimientos grandes se perciben claramente, puede ser cuando el niño patea o extiende el cuerpo. Los movimientos pequeños que realiza el niño, pero que resultan imperceptibles, son movimientos de agarre con los dedos de las manos y los pies, y movimientos respiratorios. Alrededor de la semana de embarazo 25 a la 30, los movimientos empiezan a organizarse y el niño muestra períodos de vigilia que se alternan con períodos de descanso de unos 40 minutos hasta una hora.

Los movimientos cambian a medida que el embarazo avanza y y pueden percibirse de forma distinta debido a que disminuye el espacio que el niño tiene para moverse, pero esto no influye en su frecuencia de movimiento. Las mujeres que tienen un embarazo a término completo y describen la forma en que perciben los movimientos, utilizan palabras como: potentes, opresivos, de estiramiento, grandes, de lado a lado, lentos y suaves.

Si te concentras en los movimientos fetales por un momento cada día cuando el niño está en un período de vigilia, puedes formarte una buena idea del patrón de movimiento de tu hijo. Es importante realizar la observación cuando uno sabe que el niño está despierto (durante los períodos de descanso el niño está más quieto). Puede haber una gran diferencia de un niño a otro en cuanto a la cantidad y la fuerza de los movimientos.

Las mujeres que probaron utilizar Mindfetalness describen que se sintieron tranquilas, presentes y concentradas al practicar el método. También describen el momento como una comunicación con su hijo no nacido y que experimentaron un fuerte lazo con el niño. Sólo tú puedes decidir si el método es adecuado para ti.

Om du fokuserar fosterrörelserna en stund varje dag när barnet har en vakenhetsperiod, kan du få en god uppfattning om just ditt barns rörelsemönster. Det är viktigt att observationen sker när man vet att barnet är vaket (under en viloperiod är barnet mer stilla). Det kan vara stor skillnad från barn till barn hur mycket och hur kraftigt barnet rör sig.

Kvinnor som prövat att använda mindfetalness beskriver att de kände sig lugna, närvarande och fokuserade när de praktiserade metoden. De beskriver också stunden som en kommunikation med sitt ofödda barn och att de upplevde en stark anknytning till barnet. Bara du själv kan avgöra om metoden passar dig.

Síntesis

Entre la semana de embarazo 25 a la 30, los movimientos empiezan a organizarse y el niño muestra períodos de vigilia que se alternan con períodos de descanso de unos 40 minutos hasta una hora. Hacia el final del embarazo, la mayoría de los niños tiene un ritmo diario y se muestras activos por la noche.

En la semana 32 se describe un período de meseta en cuanto a la frecuencia de movimiento del niño, pero no hay nada que indique que los movimientos disminuyan hacia el final del embarazo.

Puede haber una gran diferencia de un niño a otro en cuanto a la cantidad y la fuerza de los movimientos.

Aprende a reconocer el patrón de movimiento de tu hijo durante el embarazo. Confía en tu intuición.

Si te preocupa que el niño se mueve menos o con movimientos más débiles, ponte en contacto con tu médico.

Preguntas y respuestas sobre los movimientos fetales

¿Qué hace tu hijo en el útero?

A medida que el niño crece, los movimientos se vuelven más evidentes y regulares. Los movimientos pequeños no se perciben, por ejemplo, cuando el niño se succiona el pulgar o aprieta los dedos de los pies. Por lo general, se perciben bien las patadas y los estiramientos del niño, y muchas también sienten cuando el niño tiene hipo (pequeñas sacudidas rítmicas) en la última etapa del embarazo.

Durante los últimos meses del embarazo los movimientos son claros y fuertes, pero por su carácter pueden experimentarse de un modo distinto comparados con la época en la que había más espacio para que el niño se moviera. Muchas describen que el niño se pone derecho, como si intentara estirarse, cuando empieza a haber poco espacio. Otras describen los movimientos como grandes, que involucran todo el cuerpo del niño, y pueden percibirlos como lentos. Los movimientos resultan más claros cuanto más grande es el niño.

¿Es verdad que el niño se mueve menos hacia el final del embarazo?

No, no es verdad. Los movimientos del niño aumentan hasta la semana de embarazo 32. Desde entonces y hasta el parto la cantidad de movimientos permanece a grandes rasgos en el mismo nivel. Es importante recordar que el niño debe seguir siendo activo durante todo el embarazo.

¿El niño se mueve todo el tiempo?

El niño no se mueve todo el tiempo. Todos los niños están tranquilos y duermen durante períodos cortos. Puede haber una gran diferencia de un niño a otro en cuanto a la cantidad y la fuerza de los movimientos.

¿Puede ser más difícil para algunas percibir los movimientos?

Det är troligt att det underlättar att känna rörelserna om kvinnan ligger på vänster sida och koncentrerar sig på rörelserna. En del beskriver att de trots det har mycket svårt att känna sitt barn röra sig, bland annat kan en kraftig övervikt försvåra. Om man är mycket stressad kan det också vara svårt att känna rörelserna.

¿Qué debo hacer si siento que los movimientos son menos y más débiles hacia el final del embarazo?

Si disminuye la fuerza o la frecuencia de los movimientos y se aparta de la forma normal de moverse del niño, puede ser una señal de que el niño no está bien en el útero. La gran mayoría de las embarazadas que experimentan movimientos menores y más débiles dan a luz a un niño saludable y lozano, pero el riesgo de que el niño se sienta mal aumenta. Si experimentas que los movimientos han disminuido y son más débiles, y sientes que son diferentes de lo que eran con anterioridad, no debes interpretarlo como algo normal antes de que se le realice un estudio al niño.